bose_solo_15_01

Bose Solo 15 es una barra de sonido especialmente diseñada para colocar debajo de un televisor plano, como si fuera una base. De ahí sus dimensiones rectangulares con un fondo de algo más de treinta centímetros. De todos modos, tampoco eleva demasiado la pantalla, ya que mide algo menos de ocho centímetros de alto. Presenta un diseño discreto, que resiste un peso de 34 kilos, el doble que la media de las pantallas de 42 pulgadas. Ahora bien, el fabricante recomienda que no se coloquen encima televisores que tengan un pie mayor de 61 centímetros de anchura y de 31 centímetros de profundidad. Eso significa que es apto para acompañar a la mayoría de los televisores con una diagonal de 46 pulgadas y a muchos de los modelos existentes en el mercado con una pantalla de 50 pulgadas.

Si el televisor fuera mayor, todavía podría funcionar con este producto de Bose. Bastaría con situar la barra de sonido en un estante justo debajo o encima del televisor. Enriquece el sonido del televisor, aportando mayor claridad a los diálogos de las películas a cualquier nivel de volumen, pero además realza los efectos de sonido, incluso los más sutiles. Esta barra de tipo base trabaja con la tecnología TrueSpace propia de Bose, que facilita un sonido amplio con un solo módulo. Dentro de la carcasa hay espacio para cinco elementos. Dos altavoces ubicados en los laterales dan amplitud al sonido, a los que hay sumar tres altavoces en el centro para lograr la máxima claridad de las frecuencias medias de las voces, ya sean de personajes de las películas o de los presentadores de programas televisivos.

bose_solo_15_02

Con respecto al modelo anterior Bose Solo, este nuevo producto incorpora un altavoz central dedicado y un procesador digital de señal también de nuevo cuño. La instalación es realmente simple; el televisor se conecta a la barra con un solo cable. En la parte posterior de la barra, hay un botón para ajustar las frecuencias graves al gusto de los habitantes de la casa. El panel de conexiones, ubicado en la parte trasera de la barra reúne una entrada de audio digital óptica, una entrada de audio digital coaxial y una entrada de audio estéreo. En la parte posterior también hay un puerto USB, que únicamente sirve para realizar actualizaciones de software. Por otra parte, esta barra carece de salida para auriculares. Sin embargo, el usuario puede realizar escuchas privadas durante la noche, pinchando los auriculares al televisor.

El mando a distancia suministrado es bastante completo. Es universal y permite controlar reproductores Blu-ray, lectores DVD, grabadoras de vídeo y descodificadores para la televisión por satélite, por ejemplo. Dentro de la caja hay un cable de audio digital óptico y un cable de audio estéreo. La barra de sonido mide 76 milímetros de alto, por 628 milímetros de ancho y por 356 milímetros de fondo; pesa 6,35 kilos. El precio de venta al público del Bose Solo 15 asciende a 450 euros.