Lecciones sobre tecnología que nos dejaron los antiguos griegos

0
399

Estoy caminando por un olivar en el sur de Grecia. En el aire se siente el aroma de frutas y hierbas, y mis acompañantes son cigarras y mariposas, además de un halcón que vuela en la distancia.

No podría ser más bucólico pero arqueológica y etimológicamente, lo que me rodea es la cima de la tecnología, porque téchnē originalmente significaba “ser producido de una semilla” o “construir con madera”.

Un tekton en griego antiguo era un carpintero, primo del takshan, que era carpintero en sánscrito.

Téchnē pasó luego a significar cualquier clase de oficio o aptitud.

Pero hay más: este huerto arcádico realmente es la entrada a un lugar excepcional: una ciudad recientemente excavada repleta de tecnología prehistórica.

“Cada vez que mueves la pala encuentras un trozo de historia”, dice la antropóloga Deborah Ruscillo, quien ha estado explorando el lugar durante 20 años.

A pesar de que la ciudad tiene más de 3.000 años es increíblemente sofisticada; un lugar que usó téchnē para crear un mundo nuevo y distinto.

La tecnología, incluso la ingeniería, era mucho más sofisticada de lo que pensamos“.

“La nivelación de los pisos es sorprendente. Encontramos plomería, canales de agua, hay un taller de cerámica y otro de metales. Hay varias señales de que era una comunidad tecnológica muy vibrante”, señala Ruscillo, quien usa tecnología moderna para entender la prehistórica.

“Usamos drones para tomar fotografías aéreas. Nos ayuda a entender las cosas más fácilmente pues podemos organizar todas esas paredes, líneas y zanjas que vamos encontrando. Es mucho más fácil que con el método de triangulación de antes”.

“Aparatos como los magnetrómetros nos ayudan a decidir dónde excavar, para no hacer huecos en los lugares equivocados”.

Lecciones de los griegos

En las versiones más tempranas del griego, téchnē significaba aptitud o habilidad práctica.

Pero los antiguos parecían tener sentimientos encontrados sobre su valor.

Se preguntaban si su aplicación hacía que la sociedad humana fuera mejor.

“Los griegos antiguos siempre eran un poco ambivalentes frente a la tecnología”, comenta Angie Hobbs, catedrática de Comprensión Pública de Filosofía en la Universidad de Sheffield, Inglaterra.

“Piensa en el mito de Prometeo a quien Zeus castiga por robarse el fuego. Y esa ambivalencia es evidente en la muy famosa oda al hombre en Antígona de Sófocles, en la que dice cuán maravilloso es por todos sus fantásticos inventos, pero que depende de él usarlos para el bien o para el mal”.

Fuente:http://www.bbc.com/mundo/noticias-37519804